miércoles, 22 de septiembre de 2010

El experimento de las bragas

En el libro en el que se mencioinaba este experimento se hablaba de medias de nylon, pero luego en una fuente anterior, concretamente en The Ethical Brain, the Michael Gazzaniga, se habla de lencería de señora, así que lo traduzco a lo castizo hispánico y rural, y me quedo tan ancho.

 



Durante una de esos investigaciones donde se gastan a veces la pasta las universidades americanas, se pidió a un grupo de mujeres que escogieran las piezas que más les gustaran de entre ocho modelos distintos de ropa interior.

Después les preguntaron las razones de su elección en un cuestionario bastante extenso y detallado en el que había preguntas sobre la textura, el tacto y el color, y cualquier otra razón que hubiese motivado que hubieran elegido ese modelo y no otro cualquiera de los que se les ofertaban. 

Las mujeres, sin excepción, dieron explicaciones muy razonadas y convincentes al respecto cuando, en realidad, todas las bragas eran idénticas entre sí.

Esto, según los autores del experimento, indica que somos mucho más hábiles hablando que entendiendo, y que somos capaces de inventar razonamientos para sostener cualquier idea, aunque esta provenga de un impulso cualquiera. Quizás sea esto lo que explique que haya tanta gente que habla sobre lo que no entiende.

Por cierto: se hizo la misma prueba con hombres y plumas estilográficas. Y el resultado... ¿Lo adivináis? Fue el mismo.

2 comentarios:

  1. La verdad que interesante experimento, y lo cierto es que tiene sentido... a veces entender lo que dicen otros es complicado, en parte quizas, por carencias de información al respecto. En cambio hablar es mucho más facil.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Muy significativo eso de que a las mujeres se las hiciera elegir entre bragas y a los hombres entre estilográficas. Mmmm... el culo y las témporas.

    ResponderEliminar