lunes, 13 de septiembre de 2010

¿Es delito negar un crimen? El caso Armenio.

[caption id="attachment_97" align="alignleft" width="300" caption="No son judíos: son armenios. Por eso no conocéis esta foto."][/caption]

En el caso de los judíos y la negación del holocausto, todo el mundo parece estar de acuerdo: negar aquellos hechos, o discutirlos siquiera puede ser una ofensa para las víctimas. Dejando a un lado consideraciones filosóficas sobre si discutir algo o dejar de creerlo puede ser un delito, y soobre las consecuencias de que la ley entre a castigar lo que la gente se cree o se deja de creer, lo damos por bueno. O nos lo tragamos.

Cuando el presidente iraní, o cualquier otro chinado de turno se ponen a desbarrar sobre el holocausto, todo el mundo los condena. Y bien condenados.

¿Pero qué pasa con el caso armenio?, ¿por qué el gobierno turco sigue castigando y persiguiendo a todo el que habla del tema?, ¿por qué se arman los líos que se arman, sangre incluida, cuando a alguien se le ocurre hablar del más de millón y medio de armenoios asesinados por los turcos en los años 20?

El periodista turco-armenio Hrant Dink fue asesinado  el 19 de enero de 2007 por sus comentarios acerca de la carnicería de no menos de 1.5 millones de armenios por fuerzas otomanas durante la Primera Guerra Mundial. El gobierno turco sigue empeñado en negarlo, y hay quien lo secunda, con la palabra o el silencio. ¿Por qué no se persigue ese delito?, ¿no sufren también los armenios?, ¿no se ofende su memoria cuando se minimizan aquellos hechos?

¿Conocéis la Ley Gayssot? Es la ley francesa que impone fuertes condenas y multas a los que nieguen un crimen contra la Humanidad, y al amparo de ella se ha castigado a los negacionistas del holocausto judío, pero cada vez que se invoca para pedir que el gobierno turco pague indemnizaciones a los armenios o reconozca el daño, el gobierno francés mira para otro lado, temeroso de meterse en un lío diplomático con Ankara.

Para mí, la cuestión está clara: se nos llena la boca de palabras como derecho internacional, respeto a las vícitimas, justicia y memoria histórica. Pero sólo para los ricos y los poderosos. Para Israel, o para Turquía. Para lo que no necesitan todas esas gloriosas palabras porque pueden comprar armas y conciencias con que defender sus propios intereses. Para el resto, el dolor y el olvido.

Por ese camino es por el que perdemos cualquier fuerza moral cuando nos enfrentamos a los enemigos de Occidente. ¿De qué justicia, igualdad y Derechos humanos hablamos cuando le hablamos a un integrista islámico, por ejemplo? ¿Cómo esperamos que nos crean los que piensan que Occidente utiliza siempre pretextos y nunca razones?

Nuestro doble rasero es quizás nuestra peor carcoma. Y si no, al tiempo...

1 comentario:

  1. [...] ¿Es delito negar un crimen? El caso Armenio www.quintopino.org/sociedad/%c2%bfes-delito-negar-un-crimen-...  por Javert hace 2 segundos [...]

    ResponderEliminar