domingo, 19 de septiembre de 2010

La paradoja del buzón

Siempre he pensado que el exceso de información nos desorienta, pero hasta ahora no me había encontrado con una prueba de ello. El experimento lo realizaron en la Uuniversidad americana de Maine y lo menciona Charles Gave, en su obra Our Brave New World. 

El experimento consiste en mostrar a dos grupos de personas una imagen desdibujada de un buzón de correos, siempre lo bastante borrosa como para que no sea reconocible.  En el primer grupo, vamos aumentando poco a poco la resolución de la imagen en diez pasos. En el segundo, lo hacemos más deprisa, en cinco pasos, de tal modo que sólo se les muestran las imágenes pares de las que ve el primer grupo.

Cuando se llega al punto en que ambos grupos han visto la misma imagen, por ejemplo cuando el primero va por la sexta imagen y el segundo por la tercera, resulta que es mucho más probable que los miembros del segundo grupo, que han visto menos fotos, identifiquen lo que están viendo. Pero no un poco más probable, sino MUCHO más probable.

De esto parece deducirse que cuanta más información  tenemos, menos conocemos las cosas, porque las hipótesis que vamos formulando por el camino nos restan capacidad de análisis de la siguiente información. El problema es que tratamos nuestras ideas preconcebidas, o nuestras hipótesis y conclusiones preeliminares como si fueran bienes, y nos cuesta deshacernos de ellas, por lo que se van convirtiendo poco a poco en un lastre.

Quizás no iba tan desencaminado aquel escritor (cuyo nombre no recuerdo ahora) que decía que para estar informado había que evitar a toda costa los diarios y leer sólo semanarios. La aplicación de esa idea a un mundo como el nuestro es demasiado desoladora como para tenerla en cuenta.

2 comentarios:

  1. quizas con menos conexiones trabajemos con mas claridad o sera que la mente es mas rapida si la hacermos trabajar un poquito mas .............que pasaria con nuestros gerentes estima compañera sera esto o que deben pasar por oftalmologia es broma

    ResponderEliminar
  2. Quizá un factor que influya en el experimento es que, siendo diferentes las muestras recibidas por los distintos grupos, una menor cantidad de muestras para el segundo, se capte con más facilidad la tendencia al movimiento y al cambio. Para graficar el ejemplo, se podría decir que una persona que está mirando la puesta al sol jamás perciba el movimiento de él. Sin embargo, una persona que recibió mucha menor cantidad de muestras, por ejemplo 7 fotos sacadas cada 5 minutos, perciba una mayor sensación de movimiento.

    ResponderEliminar