sábado, 30 de octubre de 2010

El tío que le ganó un partido de frontón a la pared

Se puede ser insistente, muy insistente, contumaz, o como Aurelio, el tío que le ganó un partido de frontón a la pared. Me gustaría poder deciros que era de por aquí, pero no es cierto: la cosa sucedió en los años setenta y unos dicen que en Villamontán y otros que en Villalís o en Soto, tres pueblos cercanos a la Bañeza, al sur de la provincia de León.

Aurelio ya tenía fama de insistente porque se casó con una chica de su pueblo que lo había rechazado  diez o doce veces. No sabemos si al final encontró la manera de convencerla o la pobre chavala se casó con él de pura desesperación, para no oírlo más.

El caso es que un domingo Anselmo fue al frontón del pueblo pasar la tarde, y después de jugar con algún amigo se quedó un rato dando unos pelotazos mientras llegaba alguien más que jugase, y que por alguna razón que no han llegado a aclararme, la pared se vino abajo. Los que andaban por allí se asustaron con el estruendo y el frontón se llenó enseguida de gente para ver si había pasado algo, pero no hubo heridos.

Aurelio se libró por poco de morir aplastado, pero como al mal tiempo hay que poner buena cara empezó a decir que la pared se había rendido porque no podía con él, y ahí quedó la broma. Quedó para siempre, como una especie de mito local, porque aún se habla de Aurelio, el que le ganó al frontón a la pared y su nombre aún se usa como colmo de la tozudez.

Sé que se fue para Asturias hace muchos años, pero no sé dónde epara, así que Aurelio, si lees esto, no me lo tomes a mal: una historia como esta tenía que contarla.

3 comentarios:

  1. [...] El tío que le ganó un partido de frontón a la pared www.quintopino.org/historias/el-tio-que-le-gano-un-partid...  por Javert hace 4 segundos [...]

    ResponderEliminar
  2. Hombre, si pones la foto del frontón, al menos ponla por delante.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Me mataste, Pachi.
    :-)

    ResponderEliminar