viernes, 19 de noviembre de 2010

Cagar en la despensa

Perdonad el título, pero así es como lo veo: destruir el campo es como cagar en la despensa, y aunque en un momento dado pueda parecer buena idea, al final no sale a cuenta.

No voy a volver con los rollos de lo importante que es mantener el tejido social, humano y productivo del medio rural, tanto por razones económicas, como sociales, culturales, medioambientales y de estructuración del territorio. Hoy no.

Hoy quiero poner todo el énfasis en lo arriesgado que resulta, y más en un momento como el actual, depender del exterior para la producción de alimentos.

Puedo estar de acuerdo en que el trigo sale más barato trayéndolo de fuera. Puedo estar de acuerdo en que Turquía produce los cerdos más baratos, Marruecos los corderos y los cabritos y Argentina la carne de vacuno. Puedo estar de acuerdo en que las legumbres de México salen más económicas y que el cereal de Rusia, de Canadá, Australia o Suráfrica tiene mejor precio, al menos aparentemente. Y tampoco me voy a parar hoy en lo de "aparentemente"

Pero la pregunta es otra: ¿Qué pasará si un día hay una guerra seria, una de verdad, que entorpezca o impida esas comunicaciones? Es improbable, o muy improbable, vale, pero puede suceder. Y con una vez que suceda tenemos bastante para irnos al carajo.

¿Qué pasará, y esto es mucho más probable, si con los efectos imprevisibles del cambio climático hay una mala cosecha global?, ¿qué ocurrirá si en un momento dado, aunque sea un momento puntual de un año, todos esos países reducen drásticamente sus exportaciones porque deben alimentar en primer lugar a su gente?

Si eso llega a suceder, no va a servir de nada meter prisa al maíz para que crezca, ni presionar a las vacas o a las gallinas para que den más leche o pongan más huevos. Si esa mala cosecha global llega a producirse vamos a pasar más hambre que el perro del afilador, y todo por no entender que a algunos sectores se les llama estatégicos por algo. Por algo que no tiene que ver con unos céntimos en el precio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario