martes, 7 de diciembre de 2010

La Teoría de Juegos condena a Julian Assange

Supongo que casi todos conocéis el dilema del prisionero. Es muy utilizado como ejemplo en la Teoría de Juegos y por si alguno no lo conoce, copio aquí de Wikipedia su enunciado clásico:


La policía arresta a dos sospechosos. No hay pruebas suficientes para condenarlos y, tras haberlos separado, los visita a cada uno y les ofrece el mismo trato. Si uno confiesa y su cómplice no, el cómplice será condenado a la pena total, diez a os, y el primero será liberado. Si uno calla y el cómplice confiesa, el primero recibirá esa pena y será el cómplice quien salga libre. Si ambos confiesan, ambos serán condenados a seis a os. Si ambos lo niegan, todo lo que podrán hacer será encerrarlos durante seis meses por un cargo menor.


Por supuesto, lo mejor para los dos es callar, pero en todo momento permanece en cada uno de ellos la desconfianza de que el otro hable y sea él quien se coma todo el marrón, por lo que la incertidumbre permanece. Por tanto, en estos casos, no importa tanto lo que hace uno mismo como lo que cree que va a hacer el otro.


En un situación similar, pero en plan siniestro, estamos en estos momentos con el asunto de Wikileaks, porque tras la detención de Julian Assange, su fundador, nos encontramos en una especie de dilema del prisionero. Si os parece os lo enuncio tal como lo veo yo:


Wikileaks lleva algún tiempo publicando documentos confidenciales y secretos de varios gobiernos. Su gravedad depende de cómo quiera mirarse, peor lo cierto es que esto irrita enormemente a los gobiernos de medio mundo. Para protegerse de posibles represalias, Julian Assange liberó hace algún tiempo una serie de documentos encriptados a los que llamó seguro de vida, y amenazó con hacer pública la contraseña que da acceso a ellos si le sucediese algo a él o a algún miembro de Wikileaks, de modo que los gobiernos perjudicados por sus filtraciones alejasen la tentación de borrar a Assange a Wikileaks del mapa.


Por tanto, los gobiernos afectados deben elegir entre contenerse por miedo a la publicación de esas bombas informativas y aniquilarlo. Si se contienen, esos documentos no serán publicados, pero pueden ser publicados muchos otros, igual de graves, o quizás más. En cambio, si lo aniquilan, serán publicados esos documentos, tal vez muy graves, pero serán seguramente los últimos. Y además, nada les asegura que la contraseña del "seguro de vida" no sea finalmente rota y los documentos comprometedores con que presiona Assange no sean finalmente publicados de todos modos.


Así que analizado el asunto y ante estas premisas, ¿qué resultado creéis que arroja la Teoría de Juegos?


Yo he hecho algunas cuentas con valores numéricos, y francamente no me gustaría estar en el pellejo de Assange.


Ni aunque los documentos de su seguro de vida sean el mismísimo Apocalipsis. A no ser, claro está, que el peón no sea del color que pensamos...


Pero esa es otra historia.

5 comentarios:

  1. [...] La Teoría de Juegos condena a Julian Assange www.quintopino.org/sociedad/la-teoria-de-juegos-condena-a...  por Javert hace 5 segundos [...]

    ResponderEliminar
  2. ¿Tienes alguna muestra de eso números?
    ¿Se puede optimizar el resultado de alguna manera que no sea jorobando al tipo?

    ResponderEliminar
  3. http://www.facebook.com/pages/Por-el-desbloqueo-de-la-cuenta-de-Assange-en-WoW

    ResponderEliminar
  4. [...] del desastre de Haití - La NASA vende unos ordenadores con información “delicada” - La Teoría de Juegos condena a Julian Assange - La extraña conducta del acusado y las denunciantes - Reporteros Sin Fronteras pide que Assange [...]

    ResponderEliminar
  5. Creo que la premisa no es del todo correcta. Aunque "aniquilen" a Assange se seguirán publicando Cables. Wikileaks ya no es solo él.

    ResponderEliminar