jueves, 16 de diciembre de 2010

La terrible injusticia de los troyanos. Una de nombres falsos.

Ahora que está tan de moda solidarizarse con alguien o tratar de rehabilitar alguna injusticia, quiero romper una lanza por los pobres habitantes de Troya, que tuvieron que sufrir el asedio de su ciudad para que Paris pudiese solazarse con Helena.

Pero tranquilos, que no voy a ir tan lejos por más que haya una ley que me anime a ello.

A lo que voy es a la cantidad de cosas, teoremas, inventos y territorios que no llevan el nombre de quien los inventó, los descubrió o los ideó, sino de otro cualquiera, de uno que pasaba por allí y quiso meter la cuchara. El caso más conocido es el de América, que ni lleva el nombre de los vikingos, ni el de Colón, ni siquiera el de los reyes que pagaron la expedición, sino el de uno de los primeros publicistas de la historia, que le puso al continente su nombre, con dos cojones, y así quedó el asunto.

Por lo demás, ya sabéis que el teorema de Pitágoras no es de Pitágoras, sino muy anterior. El Binomio de Newton no es de Newton, sino de un tal  Abu Bekr ibn Muhammad ibn al-Husayn al-Karaji, el mismo que estudia también por primera vez lo que llamamos el Triándulo de Pascal y el triángulo de Tartaglia. Quizás lo de Al Karaji no gustó, como no gustó lo de Meucci, inventor del teléfono atracado por Graham Bell, pero eso no justifica el latrocinio.

Podría seguir durante media página, porque la mitad de los teoremas matemáticos con nombre propio llevan el nombre de un tipo distinto del que verdaderamente los pensó, pero el caso más sangrante y más actual es el de los troyanos, ese software malicioso que se mete en el ordenador y queda enquistado hasta el momento en que su creador lo decide y te machaca vivo.

¿Cómo se  puede ser tan miserable y tan mezquino como para llamar troyano a semejante cosa cuando fueron los troyanos los que SUFRIERON el ataque de los griegos con el caballo? Pase que al caballo se le llame caballo de Troya, por extensión, proque allí fue utilizado, pero usar el nombre de las víctimas para designar un objeto o invento, me parece el colmo.

Es como si a una cámara de gas se le llamase cámara judía. No me jodas...

4 comentarios:

  1. [...] La terrible injusticia de los troyanos. Una de nombres falsos www.quintopino.org/desbarres/la-terrible-injusticia-de-lo...  por Javert hace 14 segundos [...]

    ResponderEliminar
  2. Yo recuerdo (creo) que hace años se llamaban "Caballos de Troya", pero por la costumbre de las personas a acortar se han acabado llamando simplemente troyanos. Quien lo denominó así inicialmente lo hizo correctamente(a mi entender), por la similitud de la "táctica" de propagación del malware con el Caballo de Troya. Es el uso quien ha acabado acortando la definición.
    Ahora bien, si nos ponemos puristas Troya es el nombre "griego" de los sitiadores, peor sería llamarlo Caballo de Ilión que tendría más recochineo, ¿no? :D
    Un saludo y enhorabuena por el blog

    ResponderEliminar
  3. Todo viene de la perfida Albión. En ingles a los caballos de Troya se les llama "Trojan horses" que con el tiempo se ha ido abreviando a "Trojans" y se importa como troyanos.

    ResponderEliminar
  4. [...] La terrible injusticia de los troyanos. Una de nombres falsos. [ www.quintopino.org ] [...]

    ResponderEliminar