viernes, 18 de febrero de 2011

Yo hubiera matado al tío del chupete

Por estos campos de Dios se ven cosas alucinantes, como lo que conté hace algún tiempo de la apisonadora, pero en las ciudades hay cada uno que es para echarse a temblar. Y no me vengáis con eso de que habiendo más gente hay más variedad: se supone, o supongo yo como un pardillo, que estas cosas deberían curarse con el contacto humano diario.

Pero no. Qué va.

A ver: ¿qué es lo que la gente piensa que es una farmacia de guardia?, ¿qué es lo que la gente entiende por un servicio de urgencia o disponible para emergencias?

Pues no sé, peor esto fue lo que me contó el otro día un farmacéutico de una ciudad mediana, tipo Bembibre, Astorga o La Bañeza.  Es una de las tres, pero prefiero no decir cual.

Aquel viernes la farmacia estaba en turno de guardia. A las dos de la madrugadas llamó un tipo al timbre, y el farmacéutico se levantó de la cama para atenderle. El caso es que necesitaba un chupete porque el niño, de seis meses, no se dormía y llevaba toda la noche llorando. El farmacéutico comprendió que esa clase de cosas le pueden pasar a cualquiera, así que abrió, le vendió el chupete y se volvió a la cama. Porque no os pensaréis que en esas localidades, un miércoles de enero, hay cola en la madrugada...

Bueno, pues hora y pico después, a eso de las cuatro, volvió el tío del chupete a decir que ellos tenían una niña y le habían dado el chupete azul, y que quería cambiarlo.

El farmacéutico lo mando a tomar por saco y el tío prometió reclamar, pero nos e ha atrevido a volver.   

Si me lo hace a mí, lo mato.

¿De dónde sale semejante gente?

Manda huevos.

2 comentarios:

  1. [...] Yo hubiera matado al tío del chupete [ www.quintopino.org ] [...]

    ResponderEliminar
  2. [...] En el blog del vecino sale una historia que no quiero dejar de copiar y pegar para vosotro. Podría simplemente enlazarla, pero entonces perdería la opinión de comentarla. Comento entre paréntesis  y en cursiva) [...]

    ResponderEliminar