sábado, 12 de marzo de 2011

A Gadafi le ayudan hasta los terremotos

La verdad es que es increíble: cuando toda la comunidad internacional estaba pendiente de Gadafi y sus bombardeos contra la población civil, cuando la presión de la opinión pública crecía contra la ya habitual inacción de Occidente, se desata un terremoto en JApón, con accidente nuclear incluido, para salvar el trasero al dictador Libio.

Porque nos guste o no, ese es el mecanismo pro el que se rige el mundo: el único problema que existe es el que ocupa las portadas y de pronto, con el terremoto de Japón, lo que pueda pasar en Libia ha pasado a un segundo plano en los informativos, los comentarios y las conciencias.

Vivimos en la sociedad del espectáculo y la pista central del circo ha sido ocupada por otra atracción.

Así las cosas, pronostico que Gadafi podrá seguir haciendo lo que le dé la gana, y para cuando se haya resuelto de un modo u otro la crisis japonesa, ya habrá aplastado a los rebeldes, fusilado y torturado a unos cuantos miles de personas y sentado el precedente de que ya está bien de revoluciones en el mundo árabe.

Porque del destino de Libia depende lo que pase en muchos otros sitios, no lo dudéis.

Y todo, todo, ha quedado arrinconado, de momento, por un terremoto en Japón.

Nos guste o no, hay que reconocerlo: Gadafi es un tío con suerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario