lunes, 14 de marzo de 2011

La broma de la lucha contra las drogas

El famoso combate de la lucha contra las drogas es un cachondeo, y no hay persona seria que puede creer en ella: ¿cómo van a acabar los estados con las mafias y con el tráfico en las calles si no son capaces siquiera de acabar con la droga en las cárceles o en los barracones militares?

Es un secreto a voces: los cuarteles militares y las prisiones son dos de los puntos más activos de tráfico y consumo de ciertas drogas, están bajo el supuesto control y poder de las administraciones públicas y no consiguen NADA.

Si en su propio territorio y su propia jurisdicción se declaran impotentes para este combate, ¿por qué no lo reconocen de una vez y buscan soluciones alternativas para luchar contra los males que causan las sustancias estupefacientes?

Podrían legalizarlas, sacándose los buenos ingresos pro impuestos, o legalizarlas parcialmente, vendiéndolas a los que ya están enganchados, o podrían, si quisieran tomarse el tema en serio y tratar de erradicarlas sin miramientos utilizando los sistemas que existen para ello (porque existen). Pero este término medio, esta conducta de prostituta moralista lo único que hace es tener callada a la opinión pública, contentas a las mafias y a la ley, como concepto, absolutamente desacreditada.

¿Cuántos golpes más aguantará la ley antes de que sea un concepto del que se rían hasta los niños de pecho?

Las leyes, todas, están para cumplirlas o para derogarlas. El término medio sólo sirve para cargar de razones a los mafiosos.

1 comentario: