martes, 14 de junio de 2011

Los suspensos son fuente de riqueza

[caption id="attachment_902" align="alignleft" width="315" caption="No, mamá, no soy profesor en la Uni..."][/caption]

No es cierto que algunos profesores universitarios suspendan masivamente a los alumnos para ganar prestigio. Alguno habrá de ese pelo y con esa avería psicológica, pero la mayor parte de los que aprueban a once de quinientos presentados lo hacen por otra razón.

El hecho objetivo es que en la Universidad el número de plazas de profesor que corresponde a cada departamento depende del número de  alumnos matriculados.

El hecho objetivo es que si te estás trajinando a una becaria, o tienes un hijo o un sobrino en edad de merecer (una plaza fija) necesitas que el número de alumnos matriculados aumente de manera r´pida para poder, de ese modo, solicitar que se cree una nueva plaza que nivele la ratio de alumnos por profesor.

Y para aumentar el número de  alumnos matriculados en una asignatura, hay dos métodos: o empezar a dar clases atractivas y de calidad, que atraigan estudiantes, o suspender masivamente a los que hay, sobre todo en las asignaturas obligatorias, para que esos alumnos se vuelva a matricular y se sumen a los que vienen del curso anterior.

¿Lo veis? Es sencillo. Si cada año llegan a segundo doscientos alumnos de primero, basta con suspender anualmente a ciento cincuenta para que en tres años sea imprescindible contratar a un asociado o sacar una plaza nueva de titular. Y a esa plaza no se presentará nadie más que el irrumator o irrumatrix de turno pues, como todos sabéis, en cualquier oposición hay miles de candidatos salvo en las oposiciones a profesor universitario, que no se presenta ni dios...

Así que, como veis, el suspenso es fuente de riqueza. Porque da empleo a la familia, aporta presupuesto para congresos y libros (también depende del número de alumnos) y otorga poder político a través del personal dependiente (que te vota por cojones)

El suspenso aporta prosperidad para todos, menos para el estudiante que lo sufre y para los ciudadanos que lo pagan.

Por estas cosas es  por lo que algunos profesores universitarios cuentan a sus madres que trabajan como pianistas de puticlub en lugar de contarles la verdad...

1 comentario: